el-verdadero-poder-del-co-working

Quienes saben de posicionamiento de marcas consideran entre los pasos más complejos la creación de un logo con el potencial de sintetizar todo un concepto. Es lograr un señuelo para imantar a los clientes. 

En este sentido, SpaceSolutions elaboró su logo con un dínamo verde integrado por aspas en movimiento, para mostrar las posibilidades del co–working en un lugar donde los emprendedores llegan con sus ideas, las desarrollan y las venden y se hacen exitosos, y dejan sus datos para que otros tengan acceso a ellos. 

Esta red de contactos se llama networking, y SpaceSolutions, asegura su gerente Vivián Vásquez, entre profesionales y empresarios, suma 120 nombres de diversas actividades económicas.

Es precisamente ese tejido empresarial el valor más importante de este servicio disruptivo, sostiene Vivián. Una tendencia mundial pero ajustable a cualquier barrio, y esto explica la segunda clave del modelo de negocios de 

SpaceSolutions. 

Se encuentra al lado del Santuario Nacional, sobre la avenida Samuel Lewis, en un sector otrora habitado por familias tradicionales pero reconfigurado en una zona de emprendedores, firmas de abogados y de ingenieros, bancos, aseguradoras, hoteles, consultoras, restaurantes y unas pocas multinacionales.

De dichos establecimientos surgen los clientes de SpaceSolutions, más aquellos referenciados por empresarios cuyos inicios sucedieron en el negocio gestionado por Vivián. La operación comenzó hace 8 años en una oficina ubicada unos pisos más abajo de la actual, y allí fueron llegando emprendedores sin mayor presupuesto en busca de servicios integrales de oficina. 

“Empezaron con nosotros, trabajaron 2 o 3 años, crecieron en términos empresariales, inauguraron sedes centrales y sucursales y ahora, con tanta fuerza corporativa, nos llaman a nosotros cuando necesitan proveedores o personal especializado para un asunto en particular”.

Un emprendedor cualquiera necesita abstraerse de su lista de tareas pendientes. Trabajar en casa le dará resultado solamente si tiene el equipamiento tecnológico apropiado en caso de vivir en un sitio estratégico, cuando nadie más ocupe la casa por aquello de que tengo visita y es de trabajo. 

El co–working, en cambio, le da forma a ese ímpetu empresarial. Favorece al acudiente con herramientas como un internet a prueba de paredes, un espacio de labores cómodo, una línea de teléfono propia, el uso de instalaciones a sus anchas, el empleo de salas para sus reuniones de negocios.

Según Emergent Research, consultora especializada en pequeños negocios, los espacios del co–working en el mundo aumentarán a 26 mil dentro de dos años. Un crecimiento de 98.4% desde  2014, cuando la firma contabilizó 436.

Entre las causas esbozadas del fenómeno, tal vez la principal, se halla el crecimiento de los trabajadores independientes o por cuenta propia, que sin embargo no quieren aislarse.

En las primeras de cambio, ellos tienen el propósito de presentar sus servicios a otros cuentapropistas con intereses y condiciones semejantes.

La Contraloría General de la República contabiliza el fenómeno en Panamá. Los trabajadores independientes representaban el 35.42% de la fuerza laboral del país. Se identifican con esta solución por el acceso limitado al crédito microempresarial; el desconocimiento de los beneficios de laborar formalmente; la incorporación de nuevas generaciones en las actividades económicas; la reducción de costos de operación en el inicio de un emprendimiento; las condiciones más ventajosas para el emprendedor.

“No amarramos a nadie con un contrato. Tenemos paquetes desde 100 dólares mensuales con servicios básicos aunque bien integrados para desarrollar una actividad sin obstáculos”. 

Abierto en horarios de oficina de lunes a viernes, y los sábados hasta el mediodía, SpaceSolutions atiende ahora en una oficina de 240 metros cuadrados. Sus clientes, nunca se sabe, pueden toparse allí con un socio para sacar adelante una idea. En la aventura del emprendimiento nada resulta del azar.